Saltar al contenido
▷ Las 1000 ARTES MARCIALES más LETALES del MUNDO 【 2018 】

Karate

Karate, estilos tecnicas, historia y mucho mas

¿Quién no ha querido ser como los hábiles karatekas, capaces de esquivar todos los golpes y derrotar a todos sus enemigos?Vuélvete más fuerte, mental y físicamente siguiendo el camino de la mano vacía. La imagen del kárate reflejada en la cultura popular es casi tan impresionante como toda la historia y tradición que tiene detrás el kárate de verdad. 

Estilos de Karate

En esta lista encontrarás los principales estilos de kárate. Empezaremos con los más famosos en la actualidad, y haremos un repaso por aquellos que han quedado más ocultos en la historia. Pincha en la fotografía o en el nombre para más información.

Karate Kyokushin

Estilo de karate shitoryu escudo logo

Karate Shito Ryu

CHITORYU

Este estilo fue fundado en 1946 por Tsuyoshi Chitose. Fue el primero en introducir el kárate en Japón, por lo que muchos no saben si ubicar el origen de este estilo en el archipiélago japonés o en Okinawa: este estilo está fundamentado en técnicas y estilos okinawenses (shorinryu, nahate…), pero fue creado en Kumamoto (Japón). Su nombre significa  “estilo chino milenario”, y su principal característica es que se centra en el “kime”, la contracción de los músculos del tren inferior para ganar estabilidad, y en el giro muscular para aumentar la fuerza de los golpes.

GOJURYU

Este estilo fue registrado en 1933. Pone mucho énfasis en el combate a media y corta distancia, los bloqueos circulares suaves y los contraataques rápidos. Tiene un marcado origen chino, basado en 8 estilos de kung-fu, pero sobre todo en el de la grulla blanca del sur. Su nombre significa “estilo duro y suave”

Nació en Okinawa de mano del maestro Chojun Miyagi, pero ha dado lugar a tres vertientes: una en Okinawa, otra en Japón y otra en los E.E.U.U. La rama okinawense da lugar al Jundokan y al Shoreikan; la japonesa, nihon goju-kai, tiene su sede en Kioto y creará el Seibukan, que derivará en Hard-Contact. En Estados Unidos, el gojuryu está presidido por Peter Urban, un alumno de Miyagi.

GOSHOKURYU

Este estilo fue fundado en Estados Unidos por el japonés Takayuki Kubota, y está fundamentado en técnicas okinawenses. Se centra en maniobras rápidas y contiene katas con armas; usa ataques a distancia media-larga. La graduación de cinturones kyu incluye el color morado para el 6º Kyu. Este estilo organiza sus propios campeonatos mundiales.

ISSHINRYU

La “escuela de un solo corazón” fue fundada en 1956 por el maestro Tatsuo Shimabuku, y está presidida actualmente por su hijo, Kiichiro Shimabuko. Se caracteriza por dar importancia a los músculos del antebrazo para desviar o bloquear golpes, en vez del cúbito y el radio; y por su variante de la posición de la mano al dar un puñetazo (con el pulgar apoyado en el lateral del dedo índice).

SHUKOKAI

Está considerada una rama del Shitoryu. Fue fundada en Kobe (Japón) por el maestro Chojiro Tani en 1946. Se centra en la búsqueda del autocontrol, el dinamismo sin contacto necesario y la lucha eficiente con todas las partes del cuerpo. Enfatiza el sentimiento de unidad (como su nombre indica, “asociación de personas reunidas para aprender karate“) y ha desarrollado diferentes ramas por diferentes partes del mundo: Nueva Jersey, París, Japón y Reino Unido.

SHINDOJINENRYU

Combina el kárate, el aikido, el kendo y el jujitsu y sigue la creencia de que si alguien practica karate de forma natural, está  guiando al cuerpo bajo su dominio total. Se apoya en la espiritualidad, y su nombre significa “estilo divino con la mano completamente vacía”. Fue fundada por Yasuhiro Knishi en 1933, en Japón. Sus maniobras se basan en el estado mental de alerta.

SHORINRYU

Heredero directo del estilo de los monjes shaolin (“shorin” es el nombre japonés para estos monjes chinos, viniendo a significar el nombre “estilo del shaolin”, o del “pequeño bosque”). Sus técnicas priorizan la velocidad, el movimiento y los giros. Es uno de los estilos de karate más antiguos, y en Brasil se divide en dos ramas: shinsukan y shindokan. Fue creado por el hermano del creador del Isshinryu, Eizo Shimabuku.

SHOTOKAN

Fue el primer estilo creado, remontándose a la época del maestro Funakoshi, en 1868. De él viene su nombre, pues “Shoto” era un apodo del maestro y “kan” significa “casa”: la “casa del maestro Funakoshi”. Se caracteriza por la firmeza de sus posiciones, los movimientos de giro e impulso de la cadera y la potencia y fluidez de sus técnicas, basadas en un perfecto conocimiento anatómico y el modelo de conducta confucianista.

SHURIRYU

Está basado e los estilos tradicionales de Okinawa, pero es el primer estilo creado e impartido fuera de Asia por maestros no asiáticos (concretamente en Arizona, E.E.U.U.) Fue creado en 1946 por Robert Trial, y su nomre significa “estilo que trasciende la tradición“. Muy adecuado, ¿no? Su principal característica es el “puño shuri”, en el que el pulgar empuja la primera falange del índice hacia abajo y hace presión, para ejercer una mayor fuerza desde el cúbito. Sus técnicas suelen ser rápidas pero no por ello simples.

UECHIRYU

Fue fundado por Kanei Uechi entre 1942 y 1945, y es un estilo que conserva la mayor parte de la tradición okinawense y china. Se inspira en el boxeo chino del trigre, la grulla y el dragón, pero no contiene ninguna técnica con la mano cerrada. Se centra en movimientos fuertes y circulares, técnicas de agarre y derribos.

WADORYU

Fue creado por Honori Otsuka en 1934. Es la vía de la paz, con el cuerpo y con el enemigo. Sus técnicas son fluidas y respetuosas con las capacidades naturales del cuerpo; altas y naturales, para permitir los movimientos rápidos; y da importancia a la posición de la cadera. Obtiene su influencia del Shotokan y del Jiujutsu y su nombre significa “estilo del camino de la armonía”.

YOSHUKAI

Se basa en la búsqueda de perfección en las técnicas. Fue creada por Mamoru Yamamoto, en  la Exposición Internacional Canadiense de 1970. Su nombre significa “casa de entrenamiento de mejora continuada”

KENYURYU

Fue fundado en 1939 por el maestro Ryuso Tomoyori. Su principal objetivo es hacer que los jóvenes alumnos maduren y crezcan, tanto espiritual como mentalmente; por ello, ensu escudo aparece una cría de dragón. Es un estilo complejo y muy técnico, con movimientos circulares.

GENSEIRYU

El “estilo de dominar la razón profunda” fue creado en Okinawa y desarrollado en Tokio por Seiken Sukumine en 1970. Suele utilizar técnicas firmes, con el centro de gravedad bajo, que se alternan con movimientos fluidos. Es uno de los estilos más tradicionales de karate, y su principal objetivo es ahondar en el “do”, la filosofía del karate.

RENBUKAI

El único estilo creado por un maestro coreano, Geka Yung, que buscaba aunar diferentes artes marciales para crear un estilo propio. Así, resulta una mezcla entre técnicas japonesas, chinas, okinawenses e incluso indias. Fue fundado en Tokio en 1940, y la mayoría de sus técnicas y kamae son amplias y muy bajas.

 

¿Qué es el karate y qué significa esta palabra?

El karate, o kárate (pero nunca cárate o carate), puede que sea el arte marcial más conocida a nivel mundial. Se trata de una disciplina basada en el entrenamiento tanto físico como mental, y que prohíbe el uso de cualquier tipo de armas; es decir, sus técnicas pertenecen al taijutsu estricto.

{{{logocaption}}}

El significado de su término “original” es 空手道, ‘karatedo’, el camino de la mano vacía. El sufijo “do” en “karatedo” implica que esta práctica tiene unas normas filosóficas concretas que el estudiante deberá aprender, además de los golpes de manos y pies. Sin embargo, el término escrito “空手” no apareció hasta 1936, sustituyendo el término original, “mano china” (唐手), cuya pronunciación podía ser “karate” o “toodii” (“toode” en dialecto okinawense, de donde viene el karate).

Recién iniciada la guerra sino-japonesa que daría comienzo a la II Guerra Mundial, se consideró que llamar “mano china” a un arte marcial japonés podía no ser lo adecuado para las escuelas. China era considerado un pueblo inferior que debía estar bajo su poder, y no querían cederle el mérito de su invención: “Si estás luchando contra los chinos en China, tal vez podría no gustarte que tus hijos aprendiesen algo llamado “mano china”“.

Propaganda japonesa contra China durante la II Guerra Mundial

Este cambio en la escritura de la palabra “karate” se hizo oficial el 25 de octubre de 1936, al reunirse los maestros de karate más importantes de la época en el Showa Kaikan Hal en Naha, Okinawa. La reunión fue organizada por Ryukyu Shinpo Newspaper Publisher, y toda la conferencia aceptó cambiar el “exótico” nombre original por otro que describía la esencia del karate… y que se pronunciaba igual. Hoy en día, la mayoría de dojos utilizan los kanji de “mano vacía” o “camino de la mano vacía”, aunque de aquella época de incertidumbre política se conservan letreros escritos en hiragana (“からて “) o con los kanji de “mano china”.

En español fue considerado un extranjerismo crudo durante mucho tiempo, pero debido al amplio uso de la palabra por los hispanohablantes, la palabra “karate” se acabó adaptando a las normas de ortografía del español. Como palabra esdrújula, se añadió una tilde a la primera vocal, dando “kárate” como resultado.

Golpes y técnicas de kárate. ¿Cómo luchar?

armas 1

armas 2

armas 3

armas 4

En estas imágenes aparecen todas las armas que se usan en kárate: codos, rodillas, manos, dedos y pies. El kárate centra la importancia en golpes certeros y rápidos en puntos sensibles. Esto es lo que lo diferencia de las artes marciales chinas en las que tuvo su origen.

¡Puedes encontrar toda la información sobre los diferentes movimientos técnicos del kárate en este entrada!

Las diferentes técnicas de karate

¡Prepárate antes de la clase! Saludos, calentamiento y normas de conducta para alumnos nuevos en karate

Las normas de respeto y cortesía son muy importantes para preservar el carácter tradicional de las clases de karate. Por ello, existen protocolos de etiqueta que se realizan antes y después de la clase

Imagen relacionada

Al entrar al tatami, los alumnos deberán colocarse por filas mirando al Kamiza, el lugar sagrado en el que se colocar fotografías de los Grandes maestros del arte marcial. El Sensei estará sentado en posición seiza mirando a los alumnos, delante del Kamiza. Los alumnos organizan las filas, o seiretsu, de tal manera que los alumnos con mayor graduación se coloquen en las filas delanteras y los de menos nivel en las de atrás, y de izquierda a derecha según su grado y, si son del mismo, según el tiempo que lleva en el dojo cada estudiante: una mayor antigüedad equivale a un rango mayor.

Los alumnos deben esperar con los talones juntos y los pies mirando hacia fuera (posición musubi dachi). Cuando el senpai, el alumno de mayor grado de la clase, dé la orden, los alumnos la acatarán y adoptarán la posición seiza. Se apoya primero la rodilla izquierda y luego la derecha.

Resultado de imagen de karate seiza

Una vez estén todos los alumnos en seiza, el maestro (“sensei”) se girará para mirar al Kamiza y el alumno director dará inicio al primer saludo, shoumen ni rei. La posición del saludo es agacharse hasta el suelo en posición de seiza, con las manos formando un triángulo sobre el suelo. El shoumen ni rei consiste en rezar a la vela encendida de incienso y las plantas que están en el Kamiza, que simbolizan la Vida. Este incienso que arde también une lo Sagrado (el conocimiento de la trascendentalidad, de un misterio superior a lo humano, y la neutralidad y libertad religiosa) y el Camino (que nos recuerda el duro camino de un guerrero y compara la vida con un paseo sobre el filo de una espada).

El segundo saludo dado por el alumno, sensei ni rei, es un homenaje a Sensei Akamine, fundador del estilo de kárate Goju-Ryu, y al maestro que está dando la clase. En el saludo al maestro de la clase, el alumno Senpai se dirigirá de una forma u otra a su maestro según su rango. Si el Sensei tiene un nivel igual o superior al 5º Dan, se le llama sensei; si tiene un 3º o 4º Dan, daidi sensei; si tiene un rango de 1º o 2º, lechi; y senpai si el profesor aún no leva el cinturón negro.

Resultado de imagen de karate seiza

El siguiente saludo, otagai ni rei, va dirigido a los compañeros de la clase. Todos se saludan con respeto y agradecimiento después de que el senpai haya pronunciado el saludo.

Tras el cuarto saludo, el maestro dará la orden de meditar, “mokuso“, y los alumnos deberán cerrar los ojos y concentrarse hasta que el maestro ordene parar, “mokuso yame“. Su objetivo es dejar todos los pensamientos ajenos al kárate fuera del tatami, para poder practicar en libertad mental.

El último paso antes de empezar es el onegaishimasu rei, una petición al maestro de que dé comienzo a la clase. Una vez concluido el protocolo de bienvenida, la clase se pondrá de pie (primero la pierna derecha y luego la izquierda) y realizará un saludo desde la posición inicial. Se debe comenzar por un buen calentamiento para asegurar un buen rendimiento en la práctica.

Resultado de imagen de karate calentamiento

Ese calentamiento consiste en trotes, de frente y de lado, cruzando y sin cruzar los pies. Se intercalan ejercicios de agacharse y saltar durante la carrera y se corre de diferentes maneras: subiendo las rodillas (skipping), con los talones a los glúteos… También se hace skipping estático, carreras en cuclillas por el tatami, saltos con las rodillas al pecho, botes o pivotes, realización de técnicas de golpeo con suavidad…

Otra parte muy importante del entrenamiento son los estiramientos: rotación de cadera, rodillas, y hombros; mover la cabeza arriba, abajo y a los lados; inclinar el torso a ambos lados, llegar a tocar las puntas de los pies de pie y sentados, con las piernas abiertas en diferentes grados; ejercicios con compañeros

Estos estiramientos deben realizarse con cuidado de no lesionarse, relajando los músuclos y aumentando la intensidad de los estiramentos según vaya cediendo la tensión muscular. Aquí dejamos una sesión de calentamiento completa:

También existen otro métodos de acondicionamiento físico (hojo undo) mediante pesos o cargas, diseñados para desarrollar el movimiento y la precisión y para prepararse antes de un combate. Suelen basarse en golpear objetos como tablas de madera (makiwara), candados de piedra (chishi), jarrones (nigiri game), anillos de hierro (kongoken), varas de hierro (tantou), sandalias de plomo (tetsu geta), cilindros de madera… con partes del cuerpo que se usan en las técnicas de golpeo, como los pies, los dedos, los nudillos o los codos. Esto sirve para insensibilizarlos y formar callos protectores. Hoy en día, también se utilizar instrumentos modernos como sacos de boxeo, mancuernas, máquinas de poleas, etc…

Resultado de imagen de karate clae

Durante la clase, existen unas normas que deben ser cumplidas. La importancia del respeto y etiqueta las hacen cruciales para el buen funcionamiento de la clase. Si un alumno llega tarde al entrenamiento, deberá quedarse en seiza fuera del tatami hasta que el maestro decida incorporarle a la clase. Cualquier orden del Sensei se acatará inmediatamente, tanto él como los senpai de cada alumno deben ser respetados y agradecidos. También es necesario tomarse el entrenamiento en serio, para poder progresar, y dándolo todo de uno mismo.

Hay que tener en mente que el maestro o los alumnos superiores sólo te pedirán hacer lo que sepan que puedes hacer, y hay que confiar en ello. Antes y después de cada ejercicio con un compañero hay que realizar un saludo a modo de agradecimiento y compañerismo.

Resultado de imagen de karate respeto

Después de la clase en sí misma, se repite el protocolo del inicio de la práctica hasta la meditación, que finaliza recitando el Dojo Kun, los preceptos o reglas morales del dojo en cuestión. Para finalizar, se intercambian agradecimientos con el profesor y los demás alumnos por todo lo recibido y el aprendizaje mutuo de la clase; y se expresan los respetos y agradecimiento individualmente, pues es la presencia de todos lo que enriquece la clase y lo que la hace valiosa. La práctica acaba con un saludo de pie, en posición musubi dachi.

 

Los orígenes y la historia del kárate

Los primeros registros de lucha sin armas se remontan a la India en torno a los siglos V y VI antes de Cristo: este tipo de lucha se llamó Vajramushti, y era empleada por los Kshatriya, la casta guerrera de la India.

Este llegó a China a través de las enseñanzas del mítico Daruma Taishi o Bodhidharma, un monje budista que viajó hasta la provincia china de Henan en el año 540 d. C. para enseñar este tipo de lucha a los monjes shaolin. Al ver que los monjes chinos estaban en unas condiciones físicas pésimas por pasar largas horas meditando, los sintetizó en diferentes ejercicios para fortalecer la mente y el cuerpo.

Resultado de imagen de daruma
“Daruma”, muñecos japoneses parecidos a las matryoshkas que están inspirados en el personaje de Daruma Taishi

Las enseñanzas de Daruma influyeron en los diferentes estilos de artes marciales que los monjes shaolin estaban desarrollando. Llamaron a su método de pelea Shorinji Kenpo, y a la vez que las doctrinas del budismo zen llegaban hasta las islas de Japón en el siglo XII, los chinos llevaron este estilo de lucha hasta la isla de Okinawa.

En aquel momento, este punto estratégico (por ella pasaban las principales rutas marítimas chinas, japonesas, filipinas, tailandesas, malayas, indochinas y borneanas) pertenecía al Imperio Chino. Los chinos llevaron las artes marciales a Okinawa en 1372, a través de un tratado de intercambio de expertos en artes marciales entre el emperador Ming y el rey de okinawa, Satto.

Pero el factor más decisivo para la consolidación del kárate como arte marcial fue la opresión de los gobernantes de Okinawa. Entre 1477 y 1526, el rey Sho Shin prohibió que los habitantes llevasen armas. Esta prohibición perduró tras la invasión japonesa de Okinawa en 1609 y el ascenso del clan Satsuma al poder en 1690.

Resultado de imagen de karate okinawa
Kárate en una playa de Okinawa

Así, el pueblo de Okinawa inventó el karate, diferentes técnicas para luchar contra varios oponentes armados usando tan sólo sus manos desnudas. Estas técnicas que habían heredado de la cultura budista sirvieron para poder seguir defendiéndose y luchando, por necesidad o entretenimiento.

A este arte se le llamó Okinawa-te (por la palabra “mano”, y su lugar de origen), aunque surgieron diferentes corrientes según la clase social que lo practicaba, en el siglo XVIII. En Shuri, una de las ciudades más importantes se practicó Shuri-te, en una ciudad de mercaderes y campesinos Naha-te, y en una de campesinos y pescadores Tomari-te. Por cercanía, el Shuri-te y el Tomari-te se acabaron fusionando en el Shonin-ryu; y el Naha-te derivó en Shorei-ryu. Estos dos estilos acabaron fusionándose en un Okinawa-te genérico.

Uno de los principales maestros de este arte marcial fue Shungo Sakugawa, alumno del monje Peichin Takahara y profesor de Soken Matsumura, con quién ideó la mayoría de estilos de kárate. Matsumura se conviritió en el mejor maestro de shuri-te tras la muerte de su maestro, que le había estado enseñando desde niño. El Shuri-te es el estilo más influenciado por los monjes shaolin.

Imagen relacionada
Monjes Shaolin

El Tomari-te se desarrolló cerca de Kumemura, un pueblo de militares, que domaron las técnicas a escondidas de las autoridades. El primer gran maestro de la disciplina fue Kosaku Matsumora.

El Naha-te recibió influencia china de mano de Kanryo Higashionna, un compañero de estudio de Shuri-te de Matsumura, que pasó gran parte de su juventud en China y aprendió los estilos internos de las artes marciales chinas, que poco tenían ya de las técnicas shaolin.

El Okinawa-te se siguió practicando en secreto hasta que fue incluido en 1902 como parte del programa de Educación Física de Enseñanza Media en Okinawa por el Comisionado de Educación Shintaro Ogawa. El primer maestro que enseró este arte marcial en las escuelas fue Anko itotsu, y no tardaron en seguirle otros como Chojun Miyagi, Kenwa Mabuni y Gichin Funakoshi (que fue considerado el padre del karate moderno y el principal responsable de la llegada del karate a Japón).

Resultado de imagen de japan karate association

La Japan Karate Association (JKA, Asociación Japonesa de Kárate) se fundó en 1949, una vez levantada la prohibición sobre las artes marciales en Japón por parte de las Fuerzas Aliadas, tras la derrota en la II Guerra Mundial) por un alumno de Funakoshi. Los primeros campeonatos de kárate tuvieron lugar en 1957.

La filosofía detrás del karate

Como ya habrás leído, el “do” del “karatedo” implica que este arte marcial no es puramente físico, sino que cuenta con una tradición filosófica y una serie de preceptos morales propios, más o menos estrictos.Resultado de imagen de karate aesthetic

En este caso, la doctrina filosófica del kárate viene fijada en la obra “Karate-Do: Mi camino“, escrita por Gichin Funakoshi en los años de 1920. Funakoshi, que fue el fundador del estilo Shotokan y el inventor del karatedo, era practicante de la filosofía confucianista y el budismo zen, de donde extrajo el esqueleto de lo que él quería para el karate.

Según Funakoshi, la juventud es un símbolo de fuerza y vigor, y si las artes marciales se realizan de forma correcta, deben servir para pulir el carácter y defenderse con dignidad. En el kárate no debe existir el primer golpe, la arrogancia o la ferocidad; sino que debe ser un camino de evolución personal.

Resultado de imagen de karate beach

Otro de los fundamentos de la filosofía karatedo es la constancia. Dejar de entrenar es retroceder, la humildad respecto a las propias habilidades es la mayor virtud de un karateka. El maestro Funakoshi plasmó la importancia de la humildad en una de las historias que usa como ejemplos en su obra. La historia se titula “¿Cuál es la diferencia entre un hombre del Do y un hombre insignificante?” Esta pregunta la realiza un joven alumno de kárate, a lo que su Sensei le responde:

“Cuando el hombre insignificante recibe el cinturón negro primer Dan, corre rápidamente a su casa gritando a todos el hecho. Después de recibir su segundo Dan, escala el techo de su casa, y lo grita a todos. Al obtener el tercer Dan, recorrerá la ciudad contándoselo a cuantas personas encuentre.

Un hombre del Do que recibe su primer Dan, inclinará su cabeza en señal de gratitud; después de recibir su segundo Dan, inclinará su cabeza y sus hombros; y al llegar al tercer Dan, se inclinará hasta la cintura, y en la calle, caminará junto a la pared, para pasar desapercibido. Cuanto más grande sea la experiencia, habilidad y potencia, mayor será también su prudencia y humildad.”

Esta humildad también implica saber escuchar y aceptar las críticas con serenidad y agradecimiento. Se debe tener fuerza de voluntad y compostura para matar sin humillar, progresar sin fanfarronear, y ser familiar pero no descortés o violento. Hay que ser conformista, prudente, hay que aprender a templar el ánimo ante los insultos, y usar solo las enseñanzas marciales cuando nuestra vida corra peligro.

Imagen relacionada

“El Karate es un arte marcial para personas respetuosas”.

“Todos los Kata del Karate comienzan con una técnica de bloqueo porque el Karate es para defenderse y no para agredir”.

“Tener cien victorias en cien batallas no demuestra una gran destreza, vencer al enemigo sin pelear es lo que demuestra una destreza superior”

-Gichin Funakoshi

El principal objetivo de la práctica del karatedo no es formar a expertos guerreros karatekas capaces de derribar a todo el que se les ponga por delante. Eso es un gran logro, pero lo que realmente busca el karate es formar buenos ciudadanos y corazones limpios.

Además de fuentes religiosas, Funakoshi también recopiló una serie de valores de la tradición de los antiguos guerreros samuráis. Esta influencia del Bushido hace que la rectitud, la confianza, el respeto, la cortesía, el coraje, la bondad, la generosidad, la sinceridad, el honor, la amistad, la lealtad, la modestia, el autodominio, la integridad, la justicia, la imparcialidad, la paciencia y la serenidad sean los pilares morales en los que se sustenta la filosofía karate-do.

Imagen relacionada
Ronin

Esta relación sorprende a muchos, pues es lógico pensar que el kárate y los samuráis no tenían nada que ver. Los antiguos guerreros del Imperio siempre luchaban con armas en el campo de batalla. Sin embargo, lo importante no es esta relación entre la lucha cuerpo a cuerpo sin armas y las artes de los samuráis, sino la limpieza espiritual que pretendía alcanzar el Bushido. Funakoshi consideró que los principios de los samuráis eran lo que él quería para sus estudiantes.

¿Kárate deportivo o kárate tradicional?

A pesar de lo que muchos pueden pensar, el kárate no es un deporte olímpico, aunque otras versiones deportivas de artes marciales sí lo son, como el Judo o el Taekwondo. Tendrá la opción de pasar a ser un deporte olímpico a partir de los juegos Olímpicos de Tokio 2020, según lo aprobó el Comité Olímpico Internacional el 3 de agosto de 2016.

Sin embargo, llegó a ser un deporte Paralímpico en Barcelona en 1982; gracias al médico español Pablo Pereda, que creó una técnica de rehabilitación llamada “karaterapia“. Esta consistía en una serie de katas adaptadas para que pudiesen ser realizadas por personas en silla de ruedas.

Imagen relacionada

Pero, ¿por qué no es aún un deporte olímpico? Según Masatoshi Nakayama, porque podría haber acabado degenerándose y volviéndose una práctica mucho más violenta de lo que debía ser.

Cuando empezaron a fundarse las primeras escuelas de karate a partir de 1935 y tuvieron lugar los primeros torneos intramuros entre los estudiantes japoneses, las competiciones se realizaban para fomentar la amistad entre los diferentes clubes de karate. Estos torneos consistían en exhibiciones de katas y sistemas de ataque y contraataque. Los karatekas eran vigilados para que cumpliesen con la norma de no golpear órganos vitales estrictamente, pero los chicos jóvenes acabaron por quebrantar toda clase de respeto y decoro.

Resultado de imagen de karate deportivo

De los 5 o 6 contendientes que presentaba cada club, más de la mitad salían gravemente heridos tras 30 segundos de combate: narices torcidas, dientes rotos, huesos dislocados… Sin embargo, nadie se animaba a echarles el alto, pues lo que los jóvenes pretendían era ejecutar sus técnicas lo más eficazmente posible. Sin embargo, tras la desmilitarización japonesa en 1945, los karatekas temieron que su preciada arte marcial desapareciese por ser vista como un símbolo de violencia en la sensible posguerra, por lo que se decidió que era un buen momento para convertirla en un deporte.

Resultado de imagen de karate deportivo

La principal diferencia entre el kárate tradicional (o karatedo) y el kárate deportivo es la presencia de una filosofía y una tradición moral. El kárate tradicional está orientado a la autodefensa, y el deportivo sirve como exhibición de técnicas. El karate tradicional no hace distinciones entre las categorías por peso de los karatekas, pero el deportivo sí. Por último, el kárate deportivo modifica el ritmo y sacrifica la técnica de las katas para lograr una mayor velocidad de ejecución, mientras que el tradicional conserva unas pautas específicas para la correcta realización de las katas.

Las ventajas del kárate federado

La Federación Mundial de Karate es la responsable de regular todos los eventos competitivos de kárate a nivel mundial: sus normas, las fechas de las competiciones (como el Campeonato Mundial de Kárate, el más importante, que se celebra cada 2 años desde 1966), ponerse en contacto con el Comité Olímpico… Su sede se encuentra en Madrid (España) y su presidente desde 2007 es Antonio Espinos. Cuenta con más de 10 millones de miembros actualmente.

Las competiciones que organiza esta federación mundial (que engloba las continentales, a saber: Europea, Asiática, Africana, Panamericana y de Oceanía; que engloban las 173 federaciones nacionales, como la de España o la de Chile) se estructuran en dos categorías: kumite y kata. Hay un campeonato individual y uno por equipos en cada categoría, y se hace una distinción entre deportistas masculinos y femeninos.

Resultado de imagen de antonio espinos
Antonio Espinos

La actual Federación Mundial de Kárate (World Karate Federation) fue fundada en 1990, pero tiene sus orígenes mucho más atrás, a principios del siglo XX en Japón. En ese entonces, los mejores alumnos del maestro Gichin Funakoshi y de su hijo Yoshitaka fundaron la Japan Karate Association para preservar el kárate en su versión más deportiva hacia los años 30 y 40.

En los años 50, los maestros japoneses decidieron llevar la asociación a Europa. Centraron su influencia en Francia, donde se acabó fundando la Unión Europea de Kárate en 1965, presidida por Jacques Delcourt. En 1966 se celebró el primer Campeonato Europeo de Kárate en París, pero acabó con tantos karatekas heridos que se llegó a la conclusión de que se necesitaba un consejo de árbitros.

En 1970, el presidente Delcourt fundó la Unión Internacional de Kárate (IKU) para expandirlo por todo el mundo, pero el presidente de la federación japonesa viajó a Francia y, junto a Delcourt, revisó la creación de un órgano internacional más cercano a la tradición del kárate. La IKU se disolvió y dio paso al WUKO (Unión Mundial de Organizaciones de Karate); que a su vez se unió con la Federación Internacional de Karate Tradicional (ITKF) y creó la WKF.

El karateka federado goza de muchos beneficios, como asistencia médica en caso de lesión, la posibilidad de presentarse a competiciones oficiales, la garantía de tener un profesor debidamente cualificado, la validez oficial de los grados o títulos, el amparo de una gran asociación de deportistas…

Karaterapia

Como ya has leído, la karaterapia es una forma de rehabilitación tanto corporal como mental basada en las katas del karate. Fue pensada por el médico español Pablo Pereda como un remedio para las lesiones de espalda o anomalías de la columna, como la escoliosis o deformaciones post-traumáticas.

Las investigaciones se basaron en el estudio del movimiento y sus efectos en la salud a nivel mecánico y bioquímico-hormonal. La selección de katas y técnicas realizadas en la karaterapia fue un proceso que duró entre 7 y 10 años, comparando los efectos en distintos grupos de individuos. La karaterapia se consolidó en 1996, pero su primera aparición en publicaciones científicas no fue hasta 2000. En 2006, se empezó a impartir a técnicos de rehabilitación para su posterior aplicación. El trabajo del doctor Pereda fue reconocido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y fue nominado a la España de Solidaridad Premio Nobel por sus descubrimientos.

El objetivo de la realización de estas katas fue, en un principio, ejercitar los músculos de la espalda, que no suelen usarse, para corregir el dolor.

Con el tiempo se fueron descubriendo muchos más beneficios de esta práctica. Es muy útil para la musculatura de la zona púbica, la preparación de una mujer embarazada para el parto, desarrollar los músculos perineales y fomentar la actividad sexual, o para fortalecer el diafragma y corregir problemas respiratorios.

Resultado de imagen de karate

La karaterapia también tiene efectos positivos en otros niveles: ayuda a segregar hormonas como la melatonina, la hormona del crecimiento o la relaxina; mejora el sistema inmunológico y sube las defensas; ayuda a superar problemas de autoestima, obsesiones, fobias o neurosis

https://www.youtube.com/watch?v=iag9F3XGkuk

Los pros y las contras del karate

¿Es bueno el karate? ¿Es malo? Como todo, este arte marcial tiene sus puntos positivos y negativos, en función sobre todo de quien lo evalúa.

Entre los beneficios de practicar karate encontramos una larga lista de mejoras físicas: se fortalecen y tonifican los músculos, se mejora la coordinación de movimientos, mejora la flexibilidad tanto del cuerpo como de los vasos sanguíneos (ayudando a la circulación), trabaja la agilidad, los reflejos y el equilibrio, mejora las capacidades de resistencia aeróbica y anaeróbica…

También nos aporta beneficios sociales y mentales. El kárate, al practicarse en un aula con más personas, nos ayuda a socializar y hacer amigos. Nos inculca valores como el respeto hacia el enemigo y nos ayuda a mejorar nuestro estado mental, a concentrarnos y a sentirnos más seguros y confiados.

Otra ventaja es el conocimiento que se obtiene de la práctica: dónde están los puntos más sensibles del cuerpo humano, qué posiciones puede o no puede hacer nuestro cuerpo, cuáles son nuestros límites físicos, cómo golpear sin hacernos daño, cómo pelear si causar la muerte del adversario…

Resultado de imagen de karate beneficios

Por otro lado, el karate es un camino duro, que necesita de una rígida disciplina para ser recorrido. Para algunos esto es un punto positivo, y para otros una carga, pero sacrificarse es esencial para mejorar en karate. Debemos invertir tiempo -y dinero- en asistir a las clases de un buen profesor. Tenemos que tomárnoslo en serio para no llevar lo que aprendemos por un mal camino, y hacen falta muchos años para ir subiendo de rangos, por lo que puede llegar a resultar aburrido.

Al ser un deporte federado, el karate no es siempre divertido. Nos podemos encontrar con favoritismos, competiciones amañadas u otras trampas. Otra desventaja es que, si no se practica kárate durante mucho tiempo, el progreso se pierde muy rápidamente.

A nivel físico, podemos sufrir lesiones, sobre todo articulares (codos, rodillas…). No es el mejor arte marcial que aprender si lo que queremos es defendernos por la calle, ya que no está tan orientado al combate como otras disciplinas.

Es el balance de los pros y los contras para cada uno lo que determina si el kárate es bueno o malo para quien quiera practicarlo. ¿Hacia qué lado se inclina la balanza para ti?

Kárate para niños. ¡Todos los beneficios!

Practicar kárate desde la infancia es muy beneficioso. Si bien lo ideal es acudir a clases dos o tres veces por semana para que el niño pueda realizar otras actividades (hacer los deberes, pasar un rato en familia, descansar…), entre los 4 y 6 años ya se puede iniciar un entrenamiento básico que enseñe a canalizar las energías, las bases técnicas y de conducta… A los 7 años ya pueden aprender técnicas que se acercan más al kárate “de verdad”, van aumentando su grado kyu casi como en un juego y van progresando; y a partir de los 11 las clases ya son parecidas a las de los adultos: el cuerpo se va fortaleciendo, practican combates…

Resultado de imagen de karate para niños

El principal beneficio que puede obtener un niño a través del kárate es la educación en valores como el respeto, la tolerancia, la igualdad, la responsabilidad… Le permite agotarse y gastar energía pasándoselo bien, mejorando sus habilidades sociales y personales.

Practicar kárate tiene muchas ventajas a nivel psicomotriz, como la coordinación, los reflejos, la velocidad de reacción o el equilibrio. Se le enseña a unir el cuerpo y la mente, a concentrarse, a autocontrolarse y conocerse a sí mismo. El niño aprende habilidades que le servirán como base para cualquier otra actividad física en un futuro.

Imagen relacionada

Le ayuda a regular el ritmo cardíaco y a controlar la respiración, estimula la capacidad de resolver conflictos de manera pacífica y a ver que la violencia no es la respuesta, pues a los niños se les inculca la importancia de no usar las técnicas de kárate para hacer daño si no es en defensa propia.

El kárate es una actividad extraescolar cada vez más común en las escuelas, ¡infórmate en los centros educativos de tu alrededor!

¿Cuál es la vestimenta adecuada para el kárate?

El traje adecuado para practicar kárate se llama “karategi” o “keikogi” (着 ‘uniforme’ ‘traje’). Este tipo de kimono deriva del judogi, pues antes de verse influido por el judo, el karategi no existía. El traje está formado por dos partes: una chaqueta (uwagi) cerrado por solapas (eri) por el cuello y de manga (sode) larga y amplia; y unos pantalones amplios (zubon).

Diferentes partes de un karategui

El traje siempre es de color blanco (ya que los keikogi color café que se utilizaban en un principio acababan blanqueados por el roce y el sudor), y existen dos tipos diferentes. Uno es más ligero, para practicar combates (kumite) con libertad; y otro es más pesado y grueso, para realizar katas.

La chaqueta va ceñida por la cintura por un obi (cinturón), cuyo color indica el grado del que lo lleva. Existen siete colores de cinturones (blanco, negro, amarillo, naranja, verde, azul y marrón). Antiguamente, todos los alumnos llevaban el cinturón blanco y todos los profesores o maestros el negro.

Los colores del obi son estos para simular el recorrido del sol de forma poética, comparando el viaje y el progreso de un karateka con un largo y hermoso día:

El centro del Sol es Blanco…
Al expandir su luz hacia el infinito
el rayo de Sol se observa amarillo…
Y luego Naranja… después Verde… a medida que alumbra más lejos se torna Azul… Morado… Café…
Hasta llegar finalmente al Negro en donde se confunde con la oscuridad de la noche…

este traje (que no es un kimono, como mucha gente lo llama por error) es que existen varias formas establecidas de atar el cinturón y hasta manuales para doblar el karategi completo sin que se arrugue:

Los diferentes grados en kárate: la escala de los cinturones

Cuando un alumno nuevo (“kohai”) llega al dojo, su obi es blanco. Representa su pureza y su ignorancia con respecto a todo lo que va a aprender. Según el Do del kárate, este es el grado más valioso. Este estudiante acaba de iniciarse como mudansha y aún se le considera un novato sin grado, pero pronto iniciará su ascenso por los grados kyu.

Resultado de imagen de cinturones karate

Kyu (級) significa grado, rango o clase. Existen 10 grados kyu en el kárate, que se ordenan de mayor a menor: el grado inmediato al del kohai es el 9º Kyu, y el más alto es el 1º Kyu. Los grados no se pueden saltar, es decir, para subir de rango hay que haber pasado por todos los inferiores. Los kyu se representan por el color del cinturón, pero hay más grados que colores de obi, por lo que no siempre que se asciende de grado se cambia de cinturón.

Al 9º Kyu le corresponde el cinturón amarillo, que representa el sol y el calor de verse acogido como un alumno más y empezar a adquirir conocimientos. El cinturón naranja del 8º Kyu representa la madurez del fuego que siendo una débil llama era amarillo, el alumno ya no es inexperto. Los alumnos de 7º y 6º Kyu llevan el cinturón verde como la naturaleza, tan placentera como subir de rango pero tan ardua como el retroceso técnico y las novedades de este nivel, que muchos alumnos abandonan.

El 5º y el 4º Kyu usa un obi azul como el océano, extenso y a veces peligroso, pues el alumno avanzado supone un reto para el maestro. El cinturón marrón de los tres últimos Kyu simboliza lo cerca que se está de alcanzar el cinturón negro, la madurez de conocimiento y conducta, una mezcla de todos los colores anteriores.

Resultado de imagen de cinturones karate

Ya que estos grados son los que llevan los niños que practican kárate, existen unos cinturones intermedios entre los grados que no cambian de color de obi, para que el niño se vea motivado por el cambio y no se aburra ni deje la práctica. Estos cinturones tienen dos colores: blanco-amarillo, amarillo-naranja, naranja-verde, verde-azul y azul-marrón.

Algunos dojos han optado por usar otros colores para estos grados de igual color, como el Celeste, el Violeta o el Rojo, por lo que en según que dojos se produce un desajuste al comparar los grados de los alumnos y los cinturones con otro dojo; o rayas blancas o negras en el obi marrón para determinar el 3º, 2º o 1º grado.

Imagen relacionada

Al no existir el cinturón marrón-negro, la Real Federación Española de Kárate implantó un “cinturón negro raso“, más cerca del Kyu que del Dan. Este “grado”, que se está popularizando, también se llama “cinturón negro infantil”, pues no se puede saltar en el caso de los alumnos más pequeños, que rondan los 13 o los 15 años.

La imagen puede contener: 2 personas

El cinturón negro de los grados Dan simboliza la serenidad, la nobleza, la solidez y la seriedad de los yudansha, que ya han dejado las primeras etapas de su aprendizaje atrás. Este cinturón debe valer para animarse a seguir obteniendo grados dan, nunca como un objetivo vacío en el que parar y sentirse orgulloso. Dicen que el cinturón negro simboliza que se han adquirido los conocimientos mínimos, y que es el cinturón más bajo.

Los grados en el kárate deben servir para alentarse a mejorar, un cinturón negro no significa nada si no crecemos moralmente gracias a la práctica. Son simplemente un recordatorio físico del crecimiento que se da en el interior del karateka, y es esta percepción lo que distingue a un verdadero maestro de un novato con cinturón negro.

« Los grados Dan sólo han llegado a ser importantes porque causan muchos problemas. Chojun Miyagi Sensei rehusó conceder grados Dan y las artes marciales no tenían grados Dan hasta que el Judo los adoptó. A mí Miyazato Sensei me dio el tercer Dan en el primer examen de grado al que asistí cuando yo era poco más que un niño y no significó nada para mí, ni entonces ni ahora. Nunca me puse el cinturón.”

-Morio Higaonna

Imagen relacionada

Existen 10 grados Dan, ordenados al revés que los kyu. Los primeros 5 grados son los más bajos, todos con el cinturón negro y divididos por términos como “Shodan” (“primer paso” – 1º Dan). A partir del 5º Dan, el estudiante es considerado un maestro y entra en los últimos 5 Dan: los Grados Altos. Al alcanzar el 6º Dan se ofrece la posibilidad de cambiar el cinturón negro por el blanco y rojo.

El grado más alto que puede alcanzar un karateka en vida es el 9º, pues el 10º sólo se concede -según las leyendas urbanas- a título póstumo, si se considera al difunto lo suficientemente bueno. Esto no es estrictamente cierto, pero muy pocos karatekas alcanzan el 10º Dan, el nivel más difícil de conseguir por muy experto que se sea.

Maestros_Okinawa_Nakazato_Miyahira_Uehara_Yagi_Nagamine_Higa

Estos seis hombres con los 10º Dan del kárate de Okinawa: Nakazato Shugoro (1919-), Miyahira Katsuya (1918-2010), Uehara Seikichi (1904-2004), Yagi Meitoku (1912-2003), Nagamine Shoshin (1907-1997) y Higa Yuchoku (1910-1994).

Diferencias entre el kárate y el aikido

Todo lo que comparten estas dos artes marciales es debido a que ambos comparten un “antepasado común”, el judo, del que obtienen movimientos como estrangulamientos, luxaciones, inmovilizaciones y barridos.

Sin embargo, el karate y el aikido son lo suficientemente diferentes como para no confundirlos. La mayor diferencia que existe entre ellos es que el aikido completementa el taijutsu (lucha cuerpo a cuerpo) con técnicas que se realizan con armas como el sable o la lanza, mientras que la mayor aproximación del kárate a las armas es el kobudo (bastones de madera o metal en algunas katas).

En el aikido, las parejas de combate no se separan por categorías de peso, ya que todas las técnicas de defensa (de las que casi se compone íntegramente el aikido) son efectivas contra cualquier oponente. En el kárate deportivo, las clases se organizan en parejas para practicar kumite según el peso.

Resultado de imagen de aikido karate

El objetivo del aikido es derrotar al enemigo sin atacarle ni humillarle, intentar leer su energía para neutralizarle. El karate recurre a técnicas ofensivas para defenderse, y el principio básico del aikido es el de usar la fuerza del atacante contra sí mismo.

Otra diferencia es la graduación. Frente a los 10 grados kyu del kárate, el aikido cuenta solo con 6; y al estar mucho más enfocado en la parte filosófica y espiritual de las artes marciales que el karate, el aikido solía usar sólo dos colores de cinturones: el blanco para los alumnos de nivel kyu y el negro para los dan, aunque actualmente se están empezando a usar los diferentes cinturones de colores para clasificar los niveles kyu.

En este vídeo puedes ver la diferencia entre el aikido y el kárate visualmente. El karateka inicia la ofensiva, y el maestro de aikido desvía, esquiva y devuelve los golpes como defensa:

Diferencias con el taekwondo, el “kárate coreano”

Las digresiones entre taekwondo y kárate se remontan a sus orígenes: el taekwondo es un arte marcial originado en Corea del Sur, que nació como un método de autodefensa militar. Como ya has leído, el kárate fue creado por el pueblo de Okinawa tras la prohibición a los civiles de usar armas.

Resultado de imagen de taekwondo karate

Las técnicas de ambos también son distintas: el taekwondo se centra en las piernas y los movimientos son rápidos, circulares y fuertes; mientras que el kárate usa tanto puños como piernas y los movimientos son más lineales y duros. Mientras que el karate se apoya en el principio de no atacar sin ser atacado, el taekwondo admite el ataque como forma de defenderse de forma anticipada.

El taekwondo es aéreo, acrobático y estético, la mayoría de técnicas son patadas voladoras o increíbles saltos; y el kárate es mucho más directo y sobrio. Aquí puedes ver lo diferentes que son las técnicas, y no te costará nada averiguar qué luchador está practicando taekwondo y cuál kárate:

 

Linaje de Okinawa: el kung fu y el kárate

El kung fu es el estilo de artes marciales que había nacido en China cuando la dinastía Tang entró en contacto con los japoneses. Por eso, es inevitable encontrar puntos que estas dos artes marciales tengan en común, pero las diferencias son notables.

Resultado de imagen de kung fu karate

El kung fu, a diferencia del kárate que fue usado como técnica militar durante el periodo Edo, se ha basado exclusivamente en la filosofía y la actitud frente al mundo desde su creación (mucho anterior a la del kárate, pues sus orígenes se remontan al paso de Bodhidharma, o Daruma, por China). Los movimientos del kung fu son circulares en su mayoría y fluidos, basados en los movimientos de diferentes animales. Las técnicas del kárate son directas y sobrias, muy eficaces a la hora de derribar a un adversario en un solo golpe, pero carentes de la estética del kung fu. El kung fu admite el uso de armas en sus técnicas, y tiene un abanico de estilos diferentes mucho más amplio que el del kárate.

Por último, la diferencia más evidente es el uniforme. Mientras que el kárate se limita al gi blanco y a los cinturos de diferentes colores, el kung fu no tiene ese “canon” para las vestimentas de sus luchadores. Es habitual ver trajes de kung fu de diferentes colores y estampados, aunque todos suelen estar hechos de satén y cerrarse al cuello con unos botones al estilo chino. Los karatekas suelen practicar kárate descalzos, pero es normal llevar zapatos para practicar kung fu.

Mira este combate y observa las diferencias:

 

¿Kárate o judo?

Son artes marciales muy similares, aunque tienen sus diferencias. El principal objetivo del judo es derribar al rival tirándolo al suelo, y se centra en la pelea a corta distancia y busca lograr un máximo resultado con el mínimo movimiento. El kárate emplea técnicas que alzanzan distancias más largas y no escatima en sus movimientos.

A diferencia del kárate, el judo no presta tanta atención a los aspectos morales o espirituales de la práctica del arte marcial.

Resultado de imagen de judo karate

El judo se consolidó mucho después que el kárate, en 1882, pero introdujo novedades que más tarde adaptaría el kárate, como los cinturones de colores en el uniforme.

A nivel de competición, el tatami sobre el que se practica judo es ligeramente más grande que el de kárate (hasta 16 x 16), y el tiempo del combate es mayor, 5 minutos para hombres y 4 para mujeres; frente a los 3 para hombres y 2 para mujeres del kárate.

Aquí puedes apreciar las diferencias en un combate práctico (el judoka es el luchador vestido de azul):

Summary
★ KARATE | Estilos, técnicas, historia y mucho más ★
Article Name
★ KARATE | Estilos, técnicas, historia y mucho más ★
Description
▷ Encuentra todo lo que quieras saber sobre el Karate, uno de los artes marciales mas antiguos y famosos. ▷ Para amantes, fans y todo aquel que sienta admiración por el Karate do. ▷¡Entra y descubre el camino de la mano vacía!
Author
Publisher Name
Queartemarcial.com
Publisher Logo